FANDOM


« Mis vecinos no hacen ruido » - Jerf, refiriéndose a sus "silenciosos" vecinos

Jerf (Conocido dentro del juego como Hyakki_Yatto) es actualmente un miembro de Black Desert Online que posee ciudadanía republicana.

Época Oscura

Ingresa a la Confederación el 03 de Diciembre de 2017, sin mayores apariciones.

El 03 de Enero de 2018, con la Magnífica Revolución, toma las armas y se retira de la Confederación.

República Aristocrática de Zheon

El 10 de Enero de 2018 Recibe la ciudadanía republicana por participar en la Magnífica Revolución.

Historia

En algún momento, Jerf llegó al apacible pueblo de Behr, buscando una oportunidad para trabajar lejos de las grandes ciudades, como no quería trabajar de Cazador, los leñadores le dieron una plaza entre los suyos, aunque de personalidad reservada, se convirtió en uno de los mejores leñadores de la zona.

No solo era conocido como un buen leñador, también solía hacer pequeños favores a sus vecinos, una anciana del lugar pidió a Jerf encontrar sus aretes perdidos en el temido Santuario de Hexe, dejando este detalle de lado, partió directamente a pesar de las muchas advertencias tanto de sus propios colegas leñadores como de los guardias del pueblo.

Armado solamente con su hacha, llegó al Santuario sin más que su valentía (pues ni siquiera compró pociones), cuando los esqueletos lo vieron, extraña fue su reacción ya que los seres reanimados invitaron al joven leñador a tomar café junto con Hexe Marie, así pasó varias semanas disfrutando con sus nuevos amigos y aprendiendo sus habilidades de combate junto con una habilidad sobrehumana para soportar tareas repetitivas. Meses pasaron de la última vez que taló un árbol, sus nuevos amigos lo nombraron “Guerrero Esqueleto Honorario” y también le dieron como regalo la mejor espada que pudieron encontrar.

Tanto tiempo con los No Muertos dejó desorientado a Jerf, tratando de caminar a Behr se dirigió a Keplan, donde un oficial de FailStackers estaba esperando pacientemente una misión, cuando vio al joven Jerf deambulando por los alrededores, habló con él ofreciéndole en el acto que un pago por ayudarlo a matar unos monstruos. El antiguo leñador tomó un gusto especial por matar esas criaturas y con la promesa de continuar matándolas por siempre, se unió al Gremio.